Cómo vi mejorar mi letra

Y por fin… cómo vi mejorar mi letra

Desde que comencé con la caligrafía, no he hecho ejercicios específicos de escritura con boli, o de escritura para coger apuntes. Practicaba caligrafía, pero no hacía ejercicios concretos de mejora de escritura normal.

Confieso que el método Champion está en perpetuo en mi lista de things to do (zingstudú), pero no consigo ejercitarlo.

Que, como digo en los cursos, con diez minutillos es suficiente!!! Pero nada, no lo consigo.

Sólo he practicado la caligrafía con plumilla, con pincel, con tintas. La itálica, la inglesa, la gótica.

Y con el tiempo, de alguna forma, todo lo que iba aprendiendo se reflejaba en mi escritura normal.

Mi letra rechoncha

Mi letra era de esa que hace décadas se denominaba “letra de colegio de monjas”. Que no sé muy bien qué definición técnica es esa.
Era redondita, pero más bien feucha. Difícil de leer.

Letra rechoncha antes de la caligrafía
Letra rechoncha antes de la caligrafía.

Ojo a la imagen. Ole mi notable, y a la incapacidad de hablar de nada de lo que notablemente conocía en el 96…

Poco a poco (POCO A POCO) iba viendo que lo practicado en un modo de caligrafía se transfería a mi mano, a mi ojo.
E iba notando que mi letra cambiaba. Cambios como bajar algo la velocidad del trazado. La inclinación de la escritura. El trazado de algunas letras.

Notaba que me sentía más cómoda haciéndolo de otra manera.
Y que eso hacía mejorar el conjunto.

El cambio se fue viendo

No hacía ejercicios de escritura normal, peeeero mi escritura normal se veía modificada y mejorada por mi práctica con otro tipo de letra.

Había una especie de “transferencia”.

Y mi letra rechoncha pasó a ser algo que a mí me gustaba más. ¡Así que yo feliz!

Cómo vi mejorar mi letra.
Cómo vi mejorar mi letra.

Este texto será de hace más de diez años (ojo que el contenido es interesante, jaja).

Ahora, al margen de la caligrafía llamémosla artística, escribo poco. Y lo poco que escribo lo escribo con demasiada prisa como para pararme a pensar. Si tengo tiempo y calma, entonces sí que hecho paciencia y tranquilidad… y así sí, yendo despacito, sale buena letra.

Despacito y buena letra

He de añadir, como dato bastante importante, que está resumido en dos párrafos de 200 palabras un proceso de aproximadamente uno o dos años…

Pero que esto no te desanime. Porque aunque el camino se puede hacer largo, el proceso es de verdad. Y el cambio y la mejora llega. Con disciplina se logra.

Espero que esto te ilumine y te anime a seguir el camino (ductus : ) que te lleve a que te guste más tu propia letra.

ResponderReenviar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *